Daniel en el foso de los leones - mensajes del evangelio de la Palabra de Dios


14 Entonces el rey Al oír la noticia, se sentía mucho, ya favor de Daniel propuso en su corazón libre de él, y hasta la puesta del sol trabajó para salvarlo.
15 Entonces aquellos hombres se reunieron cerca del rey, y le dijo: Tú sabes, oh rey, que la ley de Media y de Persia que ningún edicto u ordenanza que el rey confirme puede ser cambiado.
16 Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los leones. Pero el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre.
17 Y fue traída una piedra y puesta sobre la puerta del foso, y el rey la selló con su anillo y con sus nobles, para que nada cambió con respecto a Daniel:
18 Entonces el rey se fue a su palacio y pasó la noche en ayuno, y no fueron llevados a sus instrumentos de música, y el sueño huyó de él.
19 Entonces el rey se levantó muy de mañana, y fue apresuradamente al foso de los leones.
20 Y acercándose al foso, gritó con voz triste: Daniel y el rey dijo a Daniel: Daniel, siervo del Dios viviente, que sería el caso de que su Dios, a quien tú continuamente sirves, ¿te ha podido librar de los leones?
21 Entonces Daniel respondió al rey: Oh rey, vive para siempre!
22 Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque fui hallado inocente ante El, y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo.
23 Entonces alegró el rey, y le ordenó tomar tumba de Daniel. Y fue Daniel sacado de la tumba, y ninguna lesión se halló en él algunos, porque había confiado en su Dios.
24 Y el rey mandó, y trajeron a aquellos hombres que habían acusado a Daniel, y fueron echados en el foso de los leones, ellos, sus hijos y sus esposas, y todavía no había llegado al fondo del foso, cuando los leones se apoderaron de ellos, y todos ellos se desmoronó los huesos.
25 Entonces el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas que habitan en toda la tierra: Paz os sea multiplicada.
26 Yo decreto que en todo el señorío de mi reino todos teman y tiemblen delante del Dios de Daniel, porque él es el Dios viviente, que permanece para siempre, y su reino no será destruido, y su dominio será hasta el final.
27 Él salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra, y que libró a Daniel del poder de los leones.
28 Este Daniel prosperó por lo tanto, en el reinado de Darío y durante el reinado de Ciro el persa.

Daniel 6:14-28

Debido a la fe, el temor de Dios y la buena vida que él llevó Daniel fue víctima de una persecución terrible. La codicia, la envidia y los celos de los que le persiguieron y quería ver el final le hizo caer en una trampa terrible, y eso es porque Daniel era inocente injustamente castigados.

¿Quién de nosotros no ha sido injustamente calumniado y perseguido por causa de nuestra fe en el Dios vivo y todopoderoso. ¿Quién de nosotros no ha escuchado decir a un compañero que éramos extraños y extraño que no hicimos lo mismo que ellos? ¿Quién de nosotros no ha sido rechazada por los compañeros de trabajo o escuela, porque no estamos sobre ruedas charlar burlándose de sus colegas tal o cual y haciendo chismes e intriga? ¿Quién de nosotros no ha estado recibiendo burlas por no cometer toda clase de pecado con los pensamientos y palabras? Esto no sucedió cuando algo peor.

¿Cuántas veces nos fuimos porque tenemos el don de temor de Dios en nuestros corazones y que tratamos de caminar por sendas rectas de la justicia, la rectitud, la santidad, la honestidad y la fidelidad a nuestro Dios de amor. Lo mismo sucedió con Daniel, un joven sirviente de Dios y correcta.

Daniel fue arrojado al foso de los leones, Daniel fue colocado en un agujero en el que se coronó la única vía de escape por una roca. Daniel estaba muerto. Daniel estaba rodeado por bestias feroces. Daniel estaba siendo vigilado por los animales salvajes que el más mínimo movimiento podría hacer picadillo de él.

¿Y nosotros? ¿Quién de nosotros nunca ha estado en un agujero sin salida donde miramos a nuestro alrededor y no veía ninguna salida y ninguna esperanza de salir? ¿Cuántos de nosotros nos hemos encontrado a nosotros mismos rodeados por nuestros enemigos que querían a toda costa acabar con nosotros. Eso era exactamente lo que estaba pasando con el joven Daniel.

Aprendamos de la cual bendijo Daniel y perseverante que tenemos que hacer cuando nos encontramos en un agujero sin salida y rodeado de nuestros enemigos, que son los animales de este mundo de pecado, de la injusticia y la maldad.

Podemos ver por la palabra de Dios que el joven Daniel no murmurar ni quejarse. Daniel supo que el Dios en quien él confiaba lo libraría de sus enemigos, porque siempre caminó junto a Dios con sinceridad de corazón, la humildad, el miedo y la lealtad. Así que Daniel no se desesperó. Daniel no entró en pánico ni desanimado. Se limitó a confiar su vida en las manos de nuestro Dios amoroso.

Daniel sabía que durante esa terrible experiencia no iba a estar solo y abandonado. En lo profundo de su corazón sabía que el Dios vivo, fuerte, fiel, que cumple todas sus promesas en su vida no dejarla caer en manos de sus enemigos. Daniel sabía que no importa el tiempo que estaba allí en ese pase hoyo al lado de esas bestias. Lo que tenía en su corazón, en efecto, era una confianza inquebrantable en que el Dios Todopoderoso le quitaría ilesa, ya que tanto el agujero de las garras de sus enemigos.

Eso es maravilloso que debemos tener fe en que las cosas no son buenas para nuestro lado. Cuando el error se captura, cuando la situación se vuelve negro en nuestros corazones debemos tener esta fe inquebrantable en nuestro Dios Todopoderoso, porque, en el momento adecuado, y de una manera extraordinaria, Él nos dará una gran liberación.

Dios es fiel! Nuestra fe en Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo en el Espíritu Santo de Dios nunca será decepcionado. Con el joven Daniel no fue diferente.


¡Gloria a Dios!

Daniel enfrentó esa noche larga y oscura. Estaba rodeado de enemigos, pero él era un ungido y protegido por Dios Altísimo, y por lo tanto se le unió protector, salvador y consolando el Ángel del Señor.

Daniel fue protegido maravillosamente por el ángel del Señor, que acamparon junto a él y no permitió que sus enemigos se acercan a él y no hacerle daño. Daniel confió en el Señor y no estaba decepcionado. El juicio había sido enorme, pero Daniel tenía fe y dio toda esa situación adversa en las manos del Señor y como Dios no es hombre para que mienta, Él liberó al joven Daniel el agujero donde estaba y hasta dio enemigos del muchacho que el fin que se merecían.

Los enemigos de Daniel pagó un alto precio por no tener el temor de Dios y perseguidos por un sirviente del Señor. Ellos se dejaron dominar por la avaricia, la envidia, los celos, y por eso cayeron ante sus pecados.

Lo mismo sucederá con nosotros. Ante la adversidad, la persecución, las depresiones, agujeros y las bestias de la vida, nunca debemos desesperar. No importa el tamaño de la bestia, la anchura, la longitud, la profundidad del agujero o vamos a arder en nuestros corazones para asegurarnos de que nuestro Dios vivo, fuerte y poderoso vai vai liberarnos y hacernos triunfar ante nuestros enemigos. ¡Amén!

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo de Dios será glorificado en nuestro triunfo. Nuestros enemigos, los que logran resistir, al ver que no se aburrirá y no discutidos nuestro Dios, vivo, fuerte y poderoso. Y además, no se mueven nunca con ninguno de los siervos de Dios sin experimentar el brazo de la justicia dura, fuerte y justo de nuestro Dios misericordioso. ¡Aleluya! ¡Gloria a Dios!

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, todo honor, la gloria y el poder ayer, hoy y siempre! ¡Amén!